La pertenencia a los Grupos de Propaganda es completamente voluntaria. No obstante debemos recordar que la pertenencia a ellos es una manera concreta de cumplir con nuestra obligación como católicos, pues como enseña el Catecismo de la Iglesia Católica (858-859; 863) todos los cristianos, por naturaleza de la vocación cristiana, están llamados a propagar el Reino de Cristo por toda la tierra.

Es más, como recuerda el Decreto APOSTOLICAM ACTUOSITATEM «§7. Este en el plan de Dios sobre el mundo, que los hombres restauren concordemente el orden de las cosas temporales y lo perfeccionen sin cesar.

Todo lo que constituye el orden temporal, a saber, los bienes de la vida y de la familia, la cultura, la economía, las artes y profesiones, las instituciones de la comunidad política, las relaciones internacionales, y otras cosas semejantes, y su evolución y progreso, no solamente son subsidios para el último fin del hombre, sino que tienen un valor propio, que Dios les ha dado, considerados en sí mismos, o como partes del orden temporal […]

Es preciso, con todo, que los laicos tomen como obligación suya la restauración del orden temporal, y que, conducidos por la luz del Evangelio y por la mente de la Iglesia, y movidos por la caridad cristiana, obren directamente y en forma concreta en dicho orden; que cooperen unos ciudadanos con otros, con sus conocimientos especiales y su responsabilidad propia; y que busquen en todas partes y en todo la justicia del reino de Dios. Hay que establecer el orden temporal de forma que, observando íntegramente sus propias leyes, esté conforme con los últimos principios de la vida cristiana, adaptándose a las variadas circunstancias de lugares, tiempos y pueblos. Entre las obras de este apostolado sobresale la acción social de los cristianos, que desea el Santo Concilio se extienda hoy a todo el ámbito temporal, incluso a la cultura.»

Por ello, en cumplimiento de lo preceptuado en el Decreto conciliar APOSTOLICAM ACTUOSITATEM nuestra asociación no depende la Jerarquía Católica, si bien se somete a su magisterio. De tal forma no comprometemos a la Iglesia.

Así pues los Grupos de Propaganda dependen exclusivamente de la Comunión Tradicionalista Carlista, y más concretamente de la Secretaría General y el Secretario de Propaganda, que son los encargados de coordinar sus actividades y programar las campañas oportunas.

Rellene el siguiente formulario